Reflexiona en tu Viaje

“Es realmente muy difícil ser una persona constructora de paz porque las personas tienen su propia percepción de que es algo mullido y lindo pero es difícil. El Doctor King dijo que no hay que tratar de ganarle a nuestros oponentes pero que debemos ganarlos para que estén de nuestro lado. Es muy difícil ser una persona constructora de paz.” – Mary-Pat

Como alcanzaste tu primer meta, (o te diste cuenta de que es necesario establecer una nueva meta en base a lo que has aprendido), es el momento perfecto para hacer una pausa. Celebra lo que ocurrió, comparte lo que has aprendido e imagina lo que va a pasar a continuación. A pesar de que la reflexión no parece “trabajo de verdad”, es tan esencial como cualquier otra parte de tu proyecto de construcción de paz, ya que es a través de la reflexión que podrás profundizar tu aprendizaje y expresarlo a otros/as jóvenes que se han unido a este camino.

Estas son algunas herramientas que hemos desarrollado y probado para ayudarte a navegar durante esta etapa:

  1. Reflexión Personal: ¿Cómo ha cambiado este viaje a tu y tu opinión sobre la injusticia que identificaste?
  2. Reflexión en Equipo: ¿Qué diferencias han logrado como equipo?
  3. Celebración y Agradecimiento: ¡Celebra tus logros y agradece a las personas que participaron!
  4. Cuenta tu Historia: ¿Cómo puedes compartir tu historia e inspirar a futuras personas constructoras de paz?
  5. Reflexión Final: Reflexiona en el “cómo” tu comunidad o escuela han cambiado como resultado de tu proyecto